Un viaje de emociones: Actividades para trabajar las emociones y cuento.

Las emociones están presentes en nuestras vidas desde el momento en que nacemos y las vamos desarrollando e interiorizando a medida que crecemos. Juegan un papel muy importante en la construcción de nuestra personalidad y del carácter de cada persona, que se desarrolla fundamentalmente a lo largo de la etapa infantil. Es por eso que es de vital importancia aprender a trabajarlas durante la Educación Infantil. Aquí es donde nace la necesidad de establecer una educación emocional.

No es difícil trabajar las emociones, puesto que se presentan de manera cotidiana en cualquier espacio (con la familia, con los amigos, en la escuela…), lo realmente complicado es aprender a gestionarlas y a identificarlas. Esto es algo que nos cuesta hasta a los adultos, por ello, un niño bien educado emocionalmente será un adulto más feliz (y no lo digo yo…lo dicen estudios).

Tengo ganas de hacer un artículo con una buena selección de cuentos sobre emociones, pero eso llegará más adelante.

En los últimos tiempos han aparecido en el mercado tropecientos mil cuentos sobre emociones, pero debemos saber que podemos trabajarlas con todos los cuentos. Siempre digo que mi biblioteca está hecha para educar emocionalmente, aunque apenas tengo libros que aúnan todas las emociones.

Dicho esto, paso a presentaros algunas actividades para trabajar las emociones en el aula o en casa.

Lo primero que os aconsejo es que sería una buena idea establecer un rincón de las emociones, en el cual los niños entren para relajarse, desahogarse… lo que necesiten para satisfacer sus necesidades emocionales. Este rincón también nos va a permitir crear un espacio que ellos ya van a identificar y en el que saben que está creado para ese fin (no sé si me entendéis), esto les ayuda a organizar el espacio mejor. En este rincón pueden estar las siguientes actividades y otros materiales para ayudarles a canalizar esas emociones: libros de texturas, peluches, los tarros de la calma (son estos que llevan agua con purpurina y la ves moverse de un lado a otro), música con cascos para escuchar, un cojín… Y sobretodo, hacerles sentir que en ese rincón deben ser ellos mismos, que si necesitan llorar que lloren, que si necesitan gritar, griten, que si necesitan pegarle al cojín lo hagan…sin que nadie les moleste.

 

En este rincón podemos realizar las siguientes actividades:

  • EL TARRO DE LOS BUENOS MOMENTOS / EL TARRO DE LAS BUENAS NOTICIAS

Los objetivos de esta actividad es que los niños aprendan a valorar e identificar las situaciones positivas que vayan viviendo.

Consistirá en un procedimiento muy sencillo (vamos…complicación 0): cada vez que en clase ocurra una buena noticia (ha venido el Ratoncito Pérez, alguien ha tenido un hermanito, es el cumpleaños de tal y nos ha traído chuches, o lo que se os ocurra …) la maestra/o anotará en un papelito la noticia y lo meteremos en el tarro. Estaría bien que al final de cada trimestre se leyeran los papelitos para recordar esos buenos momentos, lo que nos suele traer una emoción de alegría… E incluso al final del curso se podría hacer un mural pegando todos los papelitos.

img_1148

  • EL EMOCIONÓMETRO

El objetivo de esta actividad es que los niños identifiquen las emociones que sienten cada día y habituarles a ello.

En esta actividad necesitaremos fotos plastificadas de cada uno de los alumnos, se pueden pegar sobre los palitos de polos de color para que tengan un mejor soporte. También podéis hacerlo con el nombre únicamente,

En la pared habrá un mural donde se representen las diferentes emociones. ¡Atentos!, las más fáciles de reconocer en la etapa de infantil, que son: alegría, tristeza, miedo, enfado. Podéis ir incorporando alguna como sorpresa, clama…

Cada día los alumnos pondrán su foto en la emoción con la que mejor se sientan identificados, pueden cambiar se sitio siempre que quieran (si una cosa tienen las emociones es que cambian de parecer cuando quieren…como las escaleras de Hogwarts).

8a32c54b8af552f5d316f6ac2e3c7fda

  • TARROS EMOCIONANTES 

Y qué mejor manera de representar esto que con la ilustración de el cuento de “El mosntruo de colores”.

En esta ocasión el objetivo es a aprender a reconoces las emociones en función de la situación. Así pues, la vamos a presentar como una actividad para llevar a cabo en un momento dado (no son como las anteriores, que pueden estar activas en todo momento).

En cada tarro se pone un adjetivo: divertido, aburrido, emocionante, triste, irritante, miedo.

En pedacitos de cartulina de diferentes colores pondremos una situación: ir al dentista, jugar en el parque, pelearte con tu amigo, que se te pierda un juguete, que haya muerto una mascota… Todas estas situaciones las colocaremos dentro de una caja (misteriosa, siempre misteriosa…sino no mola). Cada niño irá sacando un papel, y nosotros lo leeremos, el niño deberá colocar esa situación en el tarro que el crea conveniente, respetando siempre sus emociones hacia esa situación (igual a algún niño le parece increíble ir al dentista).

image4

  • EL CUBO DE LAS EMOCIONES

El objetivo es aprender a identificar las propias expresiones faciales y la de los demás a través del rostro.

Otro proceso simple: cogeremos y haremos un dado con diferentes emociones, que sean fáciles de reconocer. Los niños podrán jugar a lanzarlo e interpretar la emoción que les ha salido.

También pueden jugar por parejas a adivinar, como si fuera un juego de mímica.

0205008-jpg

cubo-de-emociones

  • PONIENDO CARAS

Con cartulina, fieltro, goma eva…(el material que más os guste), haremos un mural donde habrá una cara “en blanco”. Simplemente consiste en jugar poniendo diferentes combinaciones de ojos, bocas… que pueden expresar una u otra emoción.

manualidades-infantil

  • QUÉ SIENTEN LOS PERSONAJES

Esto más que una actividad es un consejo. Cada vez que leamos un cuento en clase intentad remarcar las emociones que sienten los personajes, animaros a preguntar a los niños y hacerles partícipes…(¿Cómo se siente caperucita cuando ve al lobo…?)

Y como sé que no puedo dejaros sin cuento porque eso para mí sería un crimen. Os voy a recomendar uno que seguro que no conocéis.

  • ¿Dónde están los colores?  de Lola Ordoñez Suárez.

689-9788400080044-p

Por algún motivo, hay cierta tendencia a desarrollar y trabajar las emociones a través de los colores. No es algo negativo, aunque tiene un punto a favor y otro en contra:

A favor: a los niños les va a resultar mucho más sencillo identificarlas.

En contra: Podemos caer en el error de dejar que piensen que hay colores que dan miedo, otros que dan asco…es decir, que les den una atribución que les condicione a la hora de dibujar o de elegir un color. (Tenía una niña que me dijo: odio el azul…, y yo le pregunté porqué, y ella me dijo “por que es el color triste, nadie quiere un color triste. Me quedé un poco rallada así que siempre que puedo les leo el cuento de “El día que los crayones renunciaron”, muy recomendable. Así que lo complemento de esta manera).

9786071618122

¿Y porqué os suelto este rollo? Pues por que este libro trabaja las emociones a través de los colores.

De qué trata:

Álex es un niño que se ve arrastrado a una aventura por su peluche preferido: Dino. Éste le cuenta que en el país de los juguetes sus amigos se han quedado atrapados porque un troll les ha robado sus colores.

20170228_195852

Para conseguir llegar al hábitat del troll deberán pasar un el arco iris. Todo parece muy fácil, el único problema es que el arco iris te hace sentir cosas extrañas dependiendo del color en el que estés.

20170228_200039

Pero como Álex es muy valiente y nosotros necesitamos que la historia salga bien (para dramas ya tenemos “La vida es bella”…), pues consigue sobrepasar el arco iris y llega donde vive el troll, que es gris e infeliz.

20170228_200101

Finalmente el troll comprende que lo que ha hecho está mal y hace un trato con Álex, por lo que decide devolverle los colores a los juguetes a cambio de aprender a jugar.

Hay varias partes del cuento con las que me he sentido identificada, supongo que estoy pasando momentos así asá y me llaman la atención.

Por ejemplo, el hecho de que puedas pasar a una u otra emoción a tu antojo.

20170228_200950

No me termina de convencer la atribución que le hacen al verde (pobre…con lo bonito que es), que representa el asco. El problema de esto es que las verduras son verdes, y por consiguiente lo verde es muy difícil de tragar…Pero entiendo que se refiere al color de la cara cuando nos ponemos malos y queremos vomitar.

20170228_200024

También me encantó que el problema se resuelva por medio del juego, que eso en adultos se traduce como “sal, diviértete, disfruta…”, porque cuando no lo hacemos nos volvemos un poco “trolls”, un poco grises e infelices.

Además, a través del cuento podemos trabajar otros valores como la ayuda altruista, la amistad, la confianza, el perdón, la reparación o la empatía.

La autora escribió este libro como madre, aunque ella es psicóloga, y lo hizo en una época en la que prefería contarle historias inventadas por ella a su hija. Y palabras textuales: ” No fue un cuento terapéutico pero si incluí la parte de desarrollo emocional que me venía por deformación profesional”.

Por último, darle las gracias a Lola por permitirme conocerla a ella y a su cuento

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s